Mano a mano con el creador de Breaking Bad: Vince Gilligan – Parte 2

Vince Gilligan Breaking Bad

En esta segunda parte de esta entrevista exclusiva, Vince Gilligan habla sobre el fracaso de Walt como figura paterna y explica porqué eligieron la ciudad de Albuquerque para la historia de Breaking Bad.

P: ¿Es Walter tu alter ego?

R: Algunos días pienso que es mi alter ego y otros no. Pero en definitiva creo que dadas las circunstancias podría ser Walt. No hay nada particularmente biográfico en el libreto, pero a veces me veo de la misma forma en la que Walt se ve a sí mismo. Soy un hombre que atraviesa la mediana edad y pienso para mí, que es bastante buena. Pero por otro lado, llámenlo un aspecto de la crisis de mediana edad, pero llegas a cierto punto en el que comienzas a pensar que te quedan menos días por delante de los que ya viviste. Walt esta menos satisfecho con su vida, pero creo que todos podemos sentirnos representados por él. Espero que nadie tenga que vivir durante mucho tiempo en sus zapatos, pero todos hemos tenido esos momentos en la vida en la que sentimos que ‘las otras personas avanzan y yo no; no tengo suficiente dinero en mi cuenta bancaria; no recibo el aprecio y respeto por mi trabajo’. Todos tenemos esos pensamientos de tanto en tanto, por eso pienso que en muchos sentidos Walt es parecido a mí. Por eso también creo que lo que funciona en el show es que en muchos sentidos todos nos podemos relacionar con Walt.

P: La otra mitad de la ecuación del show es Jesse. ¿Cómo crees que se integrará en la vida de Walt a medida que avance la historia?

R: Pasan muchas cosas en esa relación y creo que lo vamos sintiendo a medida que escribimos cada episodio. Me gusta la idea de que ellos no se terminan de llevar bien. Cuando dos personas trabajan tanto tiempo juntas y de la manera en la que ellos van a trabajar, se alcanza cierto punto en el que los dos deben llegar a un acuerdo, de todas formas quiero mantener esa distancia entre los dos lo más posible. Pero incluso en esa mezcla entre la desconfianza y el odio para Jesse, Walt representa una figura paterna. Y en la mayoría de los sentidos es una figura paterna desastrosa. Mantiene a este chico cocinando metanfetaminas en vez de decirle: ‘Encuentra algo mejor para hacer de tu vida, me estoy muriendo de cáncer de pulmón pero eres un chico joven con toda la vida por delante. Tendrías que hacer algo mejor’. Walt tendría que decirle esto a Jesse, pero no lo hace. Está siendo egoísta, está pensando solamente en sí mismo y su familia. Y esa es otra mala decisión en una larga lista de errores que Walt está cometiendo y que hacen cada vez más difícil volver hacia atrás.

P: ¿Cómo crees que evolucionará al personaje de Jesse?

R: Aaron Paul, quien hace de Jesee, tiene mucha sutileza en sus acciones, a pesar de que tiene que interpretar a un personaje que está constantemente al límite. A medida que pasa el tiempo nos daremos cuenta que hay más de Jesse que solo la cobertura de Vainilla. Es el chico por el cual por momentos sentiremos pena y en otros nos preguntaremos porqué no está haciendo algo mejor con su vida, algo que podría hacer si recibirá un pequeño empujón en la dirección correcta. Y el hecho de que Jesse se refiere a Walt como ‘Sr. White’ demuestra que tiene un grado de respeto por él, aunque la otra mitad del tiempo lo esté insultando. Es una extraña relación esquizofrénica que tiene con el Sr. White.

P: Si en tu opinión Jesse vé a Walter como una figura paterna: ¿Cómo ve Walt a Jesse?

R: Odio decirlo pero creo que Walt simplemente ve en Jesse un medio para llegar a su objetivo. Aunque eso podría cambiar – no quiero prometer nada – pero quizás cambie demasiado tarde. Creo que en el comienzo Walt realmente piensa que sus manos están limpias. En su mente puede racionalizar todo lo que hace. En el modo que él lo ve es: ‘Bueno soy un químico y estoy aplicando mis conocimientos a un mercado que ya existía antes de que ni siquiera haya escuchado de él. No estoy generando nuevos adictos, solo estoy vendiendo un producto más puro y mejor desarrollado. Estoy satisfaciendo una necesidad del mercado y para ello estoy utilizando la ayuda de un joven que ya está inmerso en este mundo, yo no lo introduje en él, y estoy haciendo todo por mi esposa, mi hijo y el que está por nacer’. Esto no quiere decir que durante sus momentos oscuros no se dé cuenta de lo que está haciendo, es hombre lleno de contradicciones y toma decisiones terribles pero en el fondo sigue siendo un hombre decente.

P: ¿Por qué tomaron la decisión de ubicar el show en Albuquerque, Nuevo México?

R: Nuevo México es un Estado muy interesante, es el lugar donde se encuentra la mayor cantidad de personas Doctoradas per capita en el país. Además cuanta con una rica historia en relación a la ciencia. La bomba atómica fue inventada en Nuevo México. Y no hace falta explicar cuán importante es esta historia para Walt como científico. La ciencia es algo que Walt a dominado mejor que cualquier otro aspecto de su vida. Es blanco o negro, tiene respuestas definitivas, a diferencia del resto de los aspectos de la vida que están llenos de grises. Incluso la metanfetamina es un resultado de la ciencia. Por eso me gusta la idea de la ciencia como una espada de doble filo: hace cosas maravillosas y al mismo tiempo es capaz de crear algo tan malo para la sociedad. Y además Albuquerque es un lugar tan bonito, tiene esta especia de aridez y belleza, la desolación del paisaje (especialmente cuando uno se aleja un poco de la ciudad). Me hace pensar en los viejos Westerns. Cuando crecía miré cientos de películas del lejano oeste y me gusta pensar en el show como un Western moderno. No estoy seguro que quiero decir con eso, porque no hay sombreros, ni pistolas de seis tiros o caballos.

P: Bueno pero tienen a un pistolero solitario

R: [Risas] Si lo tenemos. Tenemos a un hombre en el horizonte, parado con sus chaparreras, bueno en nuestro caso con sus calzoncillos. Supongo que Breaking Bad es un Western post-moderno.

Comparte esta página