Robamos tu atención: Llegó la hora del carisma

BADBOYS-SPTI-018.tif

Es imposible ser breves a la hora de detallar las vidas y logros de cualquiera de los miembros de este selecto grupo de atractivos actores contemporáneos, cada uno con un perfil distintivo y su estatus de estrella cinematográfica por sobre todas las cosas. Sí, en este especial lo que sobra es talento y belleza: ¿qué más se puede pedir? 

Brad Pitt – Mátalos Suavemente

¡Vaya trayecto lleva recorrido el carismático cowboy de Thelma and Louise! ¿Es que acaso hay algún Brad Pitt que no conozcamos? Si pensamos su carrera desde los personajes que interpretó y, por ende, sus distintas versiones posibles, podríamos llenar un álbum de cromos o figuritas dedicado a él: ¿feroz guerrero de talón delicado? Ahí está Troya. ¿Lánguida criatura de la noche? Pues sólo hay que buscarlo en Entrevista con el vampiro. ¿Seductor de rasgos psicopáticos? Hay para elegir, desde Kalifornia a El club de la lucha. La muerte, un hombre que rejuvenece en vez de envejecer, un loco relacionado con una plaga pandémica, cowboy, astronauta, espía, ladrón… La lista puede seguir un buen rato y no hace más que hablar de la versatilidad de alguien que ya demostró fuertemente que no es sólo una cara bonita que se para frente a cámara, sino un actor de gran talento con varios premios en su haber. 

Portada inevitable en las revistas del corazón por sus historias amorosas, en los últimos años, Brad también reforzó su rol de productor de cine y TV, apoyando nuevas voces en proyectos con valores que van más allá del mero entretenimiento. 

En la vibrante Mátalos suavemente, Brad interpreta a Jackie Coogan, un asesino a sueldo que debe desentrañar el robo a una partida ilegal de póker, involucrándose con otros asesinos, matones y la mafia, en un juego mortal en el que la suerte se niega a estar echada. A Jackie, le gusta matar suavemente a ciertas víctimas y aquí lo veremos en acción, mientras seguimos completando el álbum de los distintos Brads. ¡Colecciónalos a todos! 

Will Smith – Dos Policías Rebeldes

Badboys-CTIT-CT-5752

De rapero a estrella televisiva y de ahí al dominio global: la carrera de Will Smith no ha hecho más que crecer y crecer, aún tras algún traspié más que perdonable. También armado de un Carisma con mayúscula, como Brad, Will supo encontrar en la acción y la ciencia ficción dos lugares seguros para lucirse y desplegar también sus dotes de comediante, un combo irresistible. 

Su comienzo en el mundo del espectáculo se dio cuando interpretó a Will Smith (sí, su propio nombre) en la serie El Príncipe del rap en Bel Air: estaba claro que ese derroche de simpatía iba a impactar de manera contundente en el cine. Y eso sucedió: tras un par de intentos, Dos policías rebeldes lo transformaría en estrella internacional. Para eternizar ese salto, sólo hicieron falta los dos rotundos golpes directos (¿metafórico acercamiento a su rol en Alí?) dados desde la ciencia ficción: Día de la independencia y Hombres de negro. De allí en más, fue leyenda, entró en foco, se animó en más de una oportunidad y se metió adentro de una lámpara para desplegar su histrionismo al primer lustre. Está claro: Will Smith no para, es una fuerza arrolladora.

Dos policías rebeldes, su película-catapulta, es el comienzo de una trilogía protagonizada por Will y Martin Lawrence, dos detectives de la División de Narcóticos de Miami que deben proteger a la testigo de un caso que implica graves irregularidades dentro de la fuerza policíaca a la que ellos pertenecen. Cargada de acción y signada por la hilarante relación de sus protagonistas es, sin dudas, un clásico moderno de culto. ¡Imperdible!

Antonio Banderas – La Gran Explosión

iempre se habla de “las chicas Almodóvar”, esa figura que aúna a varias actrices que trabajaron con el director español, conformando un singular universo femenino. Pero si hay que pensar en un posible “chico Almodóvar” ese es Antonio Banderas, actor de raza en escenarios y sets, cuya variada obra en España tiene sus hitos al trabajar con el Gran Pedro en títulos como Matador, Mujeres al borde de un ataque de nervios y Átame, que le dieron una meteórica proyección internacional. Desde Los reyes del mambo a hoy, Antonio se dio el lujo de trabajar junto a decenas de figuras de primer nivel como él mismo en películas como La casa de los espíritus, Entrevista con el vampiro, Philadelphia, Evita, Asesinos y la lista sigue, por supuesto. Además de eso, Antonio es el rostro de varios personajes iconográficos, como El Mariachi, en La balada del pistolero y Érase una vez en México; el magnífico Gato con Botas de la saga Shrek y el mismísimo Zorro, a quien interpretó en dos películas. Inquieto, también se dedica a la dirección, donde brilló con filmes como Locos en Alabama y El camino de los ingleses. Su vuelta con Almodóvar en La piel que habito y Dolor y Gloria, fueron grandes noticias para la cinefilia mundial. 

Adentrándose en el film noir, o policial negro, pero con un pie muy firme en la comedia, en La gran explosión, podremos ver a Banderas como un detective al que le encargan la misión de encontrar a una damisela en apuros cuya existencia no tarda en ponerse en duda, mientras de fondo aparecen búsquedas de la física, como la partícula de Dios. ¿Acaso puede haber una premisa más llamativa?

Keanu Reeves – Punto límite

Estamos ante otro actor iconográfico: para muchos es imposible no pensar en Reeves al pensar en la saga Matrix. O viceversa. O en su rostro como Ted “Theodore” Logan, al referirse a la trilogía Bill & Ted. Evocarlo en Máxima velocidad, al sentir que un autobús comienza a acelerar o igualarlo a John Wick y sus películas. Pero, a pesar de esos y roles tan variados como los de Relaciones peligrosas, Drácula o Pequeño Buda, quienes fueron contemporáneos al estreno de Punto límite o vieron la película después, una y otra vez, saben que Keanu es y será por siempre “the one and only” Johnny Utah, de Punto límite. Su carrera es sumamente llamativa: poco predecible, zigzagueante, distinta y, sobre todo, inclusiva. Desde cine independiente de autor a titánicas megaproducciones, de comedias románticas a policiales de acción, de Shakespeare a DC Comics, Keanu está ahí, siempre preciso en el papel que sea. 

En Punto límite lo veremos en el rol de un agente encubierto del FBI que intenta atrapar a un grupo de ladrones profesionales de bancos. La adrenalina será una constante en el juego de seducción y desafíos entre Johnny Utah y Bohdi, interpretado por el querido Patrick Swayze. Otra película imperdible, para ver una y otra vez. 

Comparte esta página: