Repasamos junto a Norman lo mejor de Ride with Norman Reedus S01

N

Todo gran viaje llega a su fin y deja una enorme cantidad de momentos para recordar. Y qué mejor que hacerlo junto al conductor de Ride with Norman Reedus en una entrevista en la que Norman repasa sus momentos favoritos, el lugar que más disfrutó conocer, el invitado que más lo sorprendió y los momentos más divertidos de la temporada.

Lugar favorito visitado en la S01: Nueva Orleans

Me gustó la energía. Austin también tiene esa misma vibra, pero Nueva Orleans fue un episodio muy divertido. Me encantó visitarla, las personas y la energía. Es una ciudad fantástica.

Motocicleta favorita de la S01: Triumph Tiger 800 XCx

Fue la primera vez que conduje una moto sport con doble función. Tiene tanta tecnología incorporada, es confortable, veloz y segura. Es una gran moto.

Mención Honorífica: Moto Zero eléctrica

Es como si tu trasero estuviera flotando en hielo. No piensas en los cambios, no piensas en nada, sólo en disfrutar el momento de estar manejando una moto. Al principio estaba un poco nervioso porque nunca había manejado una moto así. Pero una vez que le tomas el tiempo, comprendes todo.

El momento más loco: Cuando Bret Hinds nos hizo caer de la moto

No fue un choque, fue más un paso de una comedia de los ’80 entre Bret y yo. Fue un momento divertido y dolió un poco, pero fue imposible no reírse. Fue bastante ridículo.

La persona que más te sorprendió: El pastor Bulldog de la Freedom Biker Church

Al principio me confundió un poco. Me preguntaba ‘¿Qué es esto? Nunca había visto algo así!’ Pero después se convirtió en algo muy personal y terminé muy comprometido con la idea. Me sentí muy agradecido por ser parte de eso. Y después me hizo correr una carrera en un baño químico! [Risas]

La lección más importante de la S01: La camaradería de los motociclistas

Cuando comencé a grabar The Walking Dead solía conducir la moto por muchas rutas y los motociclistas siempre te saludan. Y pensaba ‘Wow, todos nos estamos cuidando entre nosotros’. Siempre dije que si mi moto se descompone en la ruta, seguramente otro motociclista se detendrá para ayudar. Después de esta temporada, conocí a tanta gente y nos hicimos instantáneamente amigos gracias a ese denominador común que tenemos: La misma sensación de libertad, independencia y camaradería entre motociclistas. Y no sólo eso, también hay una sensación de conexión con la naturaleza y todo lo que te rodea. Absorbes cada lugar, cada momento.

Comparte esta página