Mano a mano con Bryan Cranston (Walter White) – Parte II

BB_101-DH_2802

En esta segunda parte del mano a mano con Bryan Cranston, el actor cuenta que siente en las escenas en las que tiene que besar a Anna Gunn (Skyler White) y el período de su vida en el que fue un hombre “buscado”.

P: ¿Cuales son tus momentos favoritos en Breaking Bad?

R: Besar a Anna Gun. Le digo a mi esposa ‘Amor, es solo un trabajo. Es como ir a la oficina’. Hablando en serio, disfruto las escenas en el colegio dando clases porque me da la oportunidad de enriquecer y solidificar mi personaje, además la audiencia puede ver lo que fue una de mis grandes pasiones. Soy un gran profesor, y si cualquiera está preparado para escuchar, podrían entusiasmarse con la química como yo hice alguna vez.

P: Esas escenas además le dan al espectador una visión de qué se trata el show.

R: Claro, eso es lo brillante de esas escenas y es lo que se busca generar en los espectadores sin tener que golpearle la cabeza con ellas.  No queremos decir ‘Este show se trata de…’, las lecturas que le puede dar cada uno es lo que hace al show.

P: ¿Es verdad que durante un tiempo fuiste un hombre buscado en Florida?

R: Es verdad, durante los ‘70 estábamos viajando en motocicleta alrededor del país junto a mi hermano y necesitábamos dinero entonces paramos en Florida y conseguimos un pequeño departamento y trabajo en un restaurant hawaiano. Y en ese restaurant había un cocinero, Peter Wong, que era una pequeña persona podrida y miserable. Entonces antes de empezar a trabajar nos juntábamos todos los empleados y hablábamos de cómo podíamos matar a Wong – cortarlo en pedacitos y ponerlo en su Chow Mien, rebanarlo o incluso ponerlo en la freidora. En fin llegó la primavera y fue el momento en que decidimos seguir con nuestro viaje. Y apenas dejamos el Estado, Peter Wong desapareció. Lo encontraron en el baúl de un automóvil asesinado a golpes. Y él era el tipo de persona que anda con un gran fajo de billetes en su bolsillo, quiero decir realmente un gran fajo de billetes. Y como era de esperarse durante la investigación policial en el restaurant hablaron con todos los empleados y preguntaron si alguien no trabajaba más allí. Y por supuesto la respuesta fue “los hermanos Cranston”. Entonces hasta que la policía finalmente resolvió el crimen (Wong fue engañado por una prostituta que lo entregó) fuimos “personas de interés” para la ley.

P: Entonces cuando Walt White está en el medio del desierto en ropa interior y con un arma en la mano, realmente sabe lo que se siente ser un hombre “buscado”.

R: Lo que se siente ser “buscado” y también lo que se siente ser una persona peligrosa. El peligro es interesante. Lo que le pasa a Walt es que está aceptando quien es y su condición, por primera vez en 25 años está sintiendo nuevamente. Incluso el miedo es mejor que estar adormecido. Entonces está dispuesto a aceptarlo, incluso busca ponerse en ese tipo de situaciones. Uno se vuelve adicto a esas emociones, las endorfinas se disparan y se siente bien. En el extreme inferior uno se puede volver fanático de las montañas rusas, y en el otro extremo convertirse en un ladrón de bancos. Walt está en algún punto intermedio en este momento.

Ingresa aquí para ver la primera parte de la entrevista.

Comparte esta página