Mano a mano con Bryan Cranston (Walter White) – Parte I

Breaking Bad (Season 1)

En esta primera entrega del mano a mano exclusivo Bryan Cranston cuenta todos sus secretos a la hora de la dieta y su elección de vestuario para transformarse en Walter White en Breaking Bad.

P: Pasaste una buena parte de tu carrera haciendo comedias: primero en Seinfeld, luego en Malcolm in the Middle. Y ahora protagonizas un drama. ¿Fue difícil hacer esa transición?

R: Disfruto hacer comedia por el hecho de que vas a trabajar y te ríes. Es una buena combinación. Lo hice por siete años, y luego de un tiempo piensas, ‘Bueno, ahora sería un buen momento para enfocarme en hacer algo distinto’. De todas formas creo que cualquier drama por más serio que sea posee su cuota de comedia, para aliviar la tensión a la audiencia cuando se crea necesario, y luego volver a subir la tensión. Walt White no tiene idea que ocasionalmente es gracioso, pero como actor reconozco cuando hay momentos de comedia y oportunidades. Por ejemplo en el piloto cuando mi cuñado está dando el brindis por mi cumpleaños, originalmente todos teníamos cervezas en las manos, y en ese momento se me ocurrió ‘Que pasaría si Dean me saca la cerveza de la mano sin mucho pensar, el hombre que cumple años ahora se queda sin trago para su propio brindis y para colmo queda con un arma en la mano, un arma con la que realmente no tiene idea que hacer’. No es algo grande, son esas pequeñas cosas que la gente puede encontrar graciosas.

P: La personalidad de Walt está dividida entre la persona correcta que es en un principio, y el que se quiebra para convertirse en un narcotraficante. ¿Es difícil hacer las dos caras de un mismo personaje?

R: Creo que lo que le pasa a Walt le puede pasar a cualquier persona, por eso me acerqué al personaje como un hombre con el que cualquiera se puede relacionar. Especialmente los hombres. Somos más de lo que se ve, y Walt estaba sentado sobre un volcán por su auto censura y su decisión, se convirtió en una persona introvertida y se volvió débil. Pero creo que todos sabemos que debajo de la superficie de cualquier hombre está la capacidad de explotar. Y sólo se necesita la llama indicada para hacerlo explotar. Pero de todas formas eso no cambia su esencia, de quien es como persona. El sigue siendo Walt White, pero esta es una adición a quien él se permitió ser desde hace 25 años. Por lo que lo hace todavía más difícil para su dicotomía del personaje que debe co-existir con quien es.

P: Hablando de debilidad. ¿Fue difícil subir y bajar tanto de peso durante la temporada?

R: No, supongo que esta respuesta volverá locas a las mujeres. Subí hasta unos 84 kilos en un principio, unas lindas agarraderas y un centro blandito. Y luego cuando tuve que empezar la dieta para la fase de la quimioterapia bajé hasta unos 77 kilos en 10 días. Y realmente no fue difícil, sencillamente cortas todos los carbohidratos y reduces las porciones. Pude sostener la dieta e incluso hice que el resto del equipo comience a comer de la misma forma así que todos comenzamos a bajar de peso.

P: ¿Qué se siente verse en una innumerable cantidad de posters en calzoncillos?

R: Walt no tiene noción de su imagen. Y Brian… bueno, yo sé qué mi sentido de la imagen es diferente del de mi personaje por lo que realmente no pienso en eso. Hace 9 años cuando tomé la decisión para Hal en Malcolm in the Middle use ese tipo de ropa interior, era gracioso y apropiado. Luego durante el último año cuando estaba revisando el vestuario encontré que no había otra opción más que usar ese tipo de ropa interior. Claramente no hay otro tipo de calzoncillos que sean graciosos. Pero seguí pensándolo ‘¿serán los correctos?’ y luego pensé ‘¿porqué estoy dudando? Dios, será tan triste que los use’ y me di cuenta que sería perfecto.

Comparte esta página